Si estas dentro de la rama de la arquitectura, o el diseño y construcción de edificios, seguramente habrás escuchado hablar de BIM. (y si no lo has echo, pues acabas de empezar con la línea anterior). El Modelo de Información de Edificios, BIM, por sus siglas en inglés (Building Information Modeling) es una tecnología que nos permite optimizar los procesos de diseño, ejecución y gestión de obras de construcción. Sin embargo, a pesar de todas las ventajas que ofrece, parece que muy pocas empresas de diseño y profesionales están sacando verdadero provecho a esta nueva filosofía de gestión. Puede que piensen: "Para que voy cambiar lo que me está funcionando", o tal vez digan: "Si bueno, se ve muy bien. Pero yo no se nada de eso". Pues bien, vamos a ver un poco más de cerca como va el asunto de BIM y como, a final de cuentas, puedes utilizarlo en tu propio caso.

Pero si ya estás familiarizado con todo lo que implica el BIM, te invito que vayas al final de este artículo donde encontrarás una guía práctica para aplicar BIM en tus proyectos o en toda tu empresa.

¿QUÉ ES BIM?


Muchos de los arquitectos e ingenieros de nuestra generación están más que familiarizado con los sistemas CAD. Hablando de forma general un programa CAD general archivos digitales. Los sistemas CAD más antiguos ya producían impresión de los planos. Generaban archivos que consistían principalmente de vectores, tipos de líneas, y capas de identificación. A medida que estos sistemas fueron desarrollándose, se fue agregando información adicional a estos archivos, como por ejemplo, un texto que describe las forma dibujadas con vectores. Con la introducción de modelos en 3D, se fueron agrando herramientas más complejas para editar superficies y sólidos, pero realmente seguíamos hablando de un programa de dibujo.


A medida que los sistemas CAD se volvieron más inteligentes a la vez que más usuarios querían compartir datos asociados a un diseño en particular, el foco de atención paso de dibujo e imágenes en 3D a los datos en si mismos. Un modelo de edificio creado por una herramienta BIM puedes soportar múltiples vistas de los datos contenidos en un grupo de dibujos, incluyendo 2D y 3D. Habiendo expuesto este poco de historia, en este punto me parece buena idea dar una definición más completa de que es BIM. BIM es un tecnología de creación de modelos y grupos procesos que producen, comunican y analizan modelos de edificios. Modelos, por cierto, que son una representación inteligente de sus formas reales, con datos computables y atributos específicos.


Para dejarlo claro lo anterior, veamos un ejemplo. En un modelo BIM una ventana no es solo la representación de una serie de líneas y superficies, va más allá. Una ventana es reconocida como tal, pudiéndose definir el lado hacia el que abre dicha ventana, el tipo de cristal que utiliza, la altura que mide desde el piso. Además de esto, un modelo de edificios se basa en el principio de no tener que repetir la introducción de los datos. Si seguimos con el ejemplo de la ventana, al introducir un ventana en cualquiera de las vista del modelo, este cambio se verá reflejado de forma automática en todas las demás vista. Ya por aquí se puede ver por que es tan buena idea esto del BIM. Porque un cambio en tu modelo no significa vivir un pesadilla para el dibujante o el proyectista. Solo introduce el cambio y de forma automática todos los planos quedan actualizados, a la vez que los cómputos métrico se corrigen. Nada mal ¿eh?.


LO QUE NO ES BIM


En primer lugar empecemos por dejar claro lo que no es BIM. Debido a que el termino BIM se ha vuelto una palabra de moda usada por desarrolladores de software para describir las capacidades de sus productos, la verdadera definición de lo que constituye la tecnología BIM ha resultado confusa. Para librarnos de esta confusión vamos a comenzar hablando de lo que no es BIM.

BIM no es un programa, es una tecnología. Lo que queremos decir con esto, es que el verdadero cambio no radica en usar un programa distinto, (como por ejemplo pasar de AutoCAD a Revit) sino más bien seguir nuevos procesos para llegar la culminación de determinada obra de construcción. Claro, hay herramientas que nos facilitan el trabajo, pero al fin y al cabo son solo herramientas.


BIM no es dibujar en 3D. En BIM el énfasis está en la información, por lo tanto no basta solo con con una representación gráfica. Claro, se busca una representación detallada, pero también incluye soporte para la integración de datos y análisis de diseño.


Hay muchas más cosas de decir respecto a un modelo BIM. Pero creo que lo anterior en suficiente para dejar claro la idea fundamental. Y aunque lo dije antes, lo voy a repetir por que me parece muy importante dejarlo claro. En BIM el énfasis está en la información. La capacidad de obtener un compartir información desde nuestro modelo principal.


¿EN QUÉ ME AYUDA BIM A MI O A MI EMPRESA?


La tecnología BIM puede soportar y mejorar diversas prácticas de negocios. Y aunque no podamos mencionar en este post todos y cada uno de dichos beneficios, vamos a enumerar a continuación algunos de los más importantes.


  1. Colaboración potenciada: como todos los involucrados trabajan sobre un mismo modelo 3D, las diferentes disciplinas puedes colaborar desde un principio para conseguir la mayor calidad.
  2. Disminución errores y costos: debido a que se trabaja en colaboración continua, los problemas de intersección de componentes pueden identificados en las primeras etapas de diseño
  3. Automatización del diseño: debido a que la información relevante del modelo puede ser obtenida en vivo, pueden utilizarse estos datos para automatizar o simplificar el proceso de cálculo de diversos sistemas componentes del edificio.
  4. Mayor calidad: debido a que se dedica menos tiempo al la duplicidad de los datos en diversas vistas, el ahorro de tiempo se traduce en un producto de mayor calidad en menos tiempo.


En general se podría decir que la implantación de BIM aporta una mayor capacidad de integrar y compartir la información generada por todos los componentes del proyecto y sobre la que se puede trabajar en tiempo real. Proporciona un buena coordinación entre arquitectos, ingenieros y demás profesionales afines, haciendo que aumente la productividad y reduciendo los costos de producción, construcción y explotación. Gracias a la visualización 3D se mejora la comunicación y compresión del proyecto. También permite planificar de forma de forma más rápida y precisa. Se detentan problemas por anticipado de problemas y colisiones. Y así mismo, reduce los tiempos de modificación de un proyecto, pues al trabajar directamente sobre el modelo, todas las vistas y documentos asociados de actualizan de forma automática, evitando incoherencias en la documentación.


¿CÓMO USO BIM?


Hasta ahora BIM parece la solución ideal a todos nuestros problemas de diseño y construcción de edificios. Sin embargo, el detalle está cuando nos encontramos al momento de implementarlo. Como ya hemos aclarado, BIM es un conjunto de procesos asociados que permiten modela de forma inteligente un edificio. Por procesos, nos referimos a una forma de hacer las cosas. a una serie de pasos a seguir para conseguir el objetivo de deseado. Y como es de esperar, estos procesos difieren en un mayor o menor grado de lo que distintos profesionales del área están acostumbrados.


Reemplazar un embiente CAD en 2D o en 3D con un sistema BIM involucra mucho más que comprar un software, recibir entrenamiento en el uso de ese software y renovar los equipos de la oficina. Un uso efectivo de BIM requiere cambiar la forma en que hace casi todo dentro de la empresa de proyección o construcción (no solo es hacer las mismas cosas de forma distinta, sino hacer cosas totalmente diferentes). Por lo que se requiere entender bien el proceso y crear un buen plan de implementación antes de comenzar.


Aunque los pasos necesarios podrían variar en función de la compañía, en general ser requerirá:


  • Asignar un adminstrador de alto nivel responsable de desarrollar un plan de adopción de BIM que cubra todos los aspectos de la empresa y como los cambios propuestos afectaran tanto los departamentos internos como el trato con aliados estratégicos y clientes.
  • Crear un equipo interno responsable de implentar el plan, ajustando los costos, plazos y desempeños de acuerdo a lo proyectado.
  • Empezar a usar BIM en uno o dos proyectos pequeños de forma paralela a la tecnología existente y la producción tradicional de documentos desde el modelo BIM. Esto ayudará a revelar donde hay deficiencias en el los objetos de construcción, en la salida de resultados, en el vínculo con programas externos de análisis, entre otros puntos.
  • Usar los resultados iniciales para educar y guiar en la adopción de BIM.
  • Continuar integrando BIM en todos los aspectos de la empresa y reflejar estos nuevos procesos en los documentos contractuales con clientes y asociados comerciales.
  • Replantear periódicamente la implementación del proceso BIM para reflejar los beneficios y problemas observados hasta en momento, y establecer nuevas metas de desempeño, tiempo y costos.


Por supuesto, los puntos anteriores demuestran que implementar esta nueva tecnología no es cuestión de "soplar y hacer botellas". Va a requerir una inversión de tiempo y dinero. Así como el cambio de paradigmas. Pero, como dice un antiguo proverbio: "Mejor es el fin de un asunto posteriormente, que su principio". Viendo todas las ventajas que presenta BIM, bien que vale la pena realizar el cambio.


Para guiarte en este cambio, quisiera compartir contigo una guía de planificación para la adopción del proceso BIM. Esta guía gratuita servirá sea que busques cambiar la manera en que trabaja tu empresa o solo para el caso de aplicar BIM a un proceso en específico. Solo sigue el siguiente link para descargarla.